Las TICs ofrecen un potencial verdaderamente revolucionario para fortalecer la capacidad de acción y mejorar las condiciones de vida de individuos y comunidades pobres. Hacer realidad ese potencial requerirá de inversiones importantes que aumenten el acceso en áreas rurales remotas y de baja productividad y el desarrollo de aplicaciones novedosas que atiendan las necesidades de personas y comunidades pobres y de pequeñas empresas.   Los costos en inversiones de esta naturaleza han venido bajando rápidamente, pero aún ofrecen retornos bajos y no es consecuente esperar que el sector privado realice esas inversiones.

Se requiere una acción efectiva del Estado en el establecimiento de un marco legal y regulatorio que facilite el surgimiento de un sector privado innovador y competitivo, así como la institución de subsidios selectivos, eficientes y transparentes de alto rendimiento social. Esto se necesita precisamente en países en vías de desarrollo donde no es infrecuente encontrar instituciones públicas ineficaces, susceptibles a la corrupción y poco responsables.

Este sitio documenta esfuerzos por usar las TICs para combatir la pobreza y fortalecer la capacidad de acción de grupos y personas pobres. Se concentra ante todo en intervenciones del Estado, donde reside el principal desafio; pero también reconoce el importante papel que pueden y deben jugar la empresa privada y la sociedad civil.

No se ha pretendido conformar una lista exhaustiva de buenas prácticas, sino de documentar ejemplos comprobados en la práctica. La elección de estos ejemplos se fundamenta en investigaciones realizadas principalmente en América Latina y el Caribe y ello explica la atención especial dedicada a esa región. El esquema descrito en una síntesis o en mayor detalle en el documento e-ParaTodos, es utilizado como marco de referencia para agrupar los ejemplos de buenas prácticas en cinco grandes categorías de acción Estatal.  

Algunos trabajos que figuran en este sitio han sido realizados para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. No obstante, las opiniones aquí expuestas son de los autores y no necesariamente reflejan la ofición oficial de FAO o de otros organismos participantes.

Si sus investigaciones o trabajos contemplan el uso de las TICs en la reducción de la pobreza o el fortalecimiento de grupos de bajos ingresos, me gustaría conocerlo. Por favor escríbame a FJProenza@e-ParaTodos.org